Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema La Parabola de los Talentos.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La Parabola de los Talentos

20101224050250-predicandoyq7.jpg

LA PARÁBOLA DE LOS TALENTOS

Mateo 25:14-30

¿Cómo descubrir nuestros Dones?

Dios nos ha asignado a todos algo que hacer y, tarde o temprano, cada uno tendrá que rendirle cuentas. “El amo le dijo: ¡Bien, criado bueno y fiel!; has sido fiel en lo poco, te confiare lo mucho. Entra en el gozo de tu señor”.

Mt 25, 21.

ESTUDIARLOS, conocerlos bien. San Pablo comienza diciendo: 1 Cor 12, 1: “En cuanto a los dones espirituales, no quiero hermanos, que estén en la ignorancia”. Muchas veces nosotros no nos aprovechamos de estos dones maravillosos, o los usamos mal, o hasta los destruimos en nosotros mismos o en otros cristianos, a causa de nuestra ignorancia acerca de ellos. En cambio, cuanto bien hará a nuestras comunidades y a toda la Diócesis conocerlos bien.

DESEARLOS, aspirar a ellos, pedirlos al Señor y disponernos a recibirlos, especialmente los mayores. Pues son dones del Señor y son para nosotros.

¿Quién no quiere recibir los dones que el Señor tiene dispuestos para el? O ¿Quién tiene derecho a rechazarlos?

Por otra parte, no son sino pequeñas manifestaciones del Gran Don que hemos recibido, que es el espíritu mismo que Jesús da sin medida. Jn 3, 34. ¿Cómo no vamos a desearlos? “Abre tu boca y yo la llenare” dice el Señor Sal 81, 12; y Jesús dice en Lucas 11,13: “Si ustedes, siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos ¿Cuánto mas el Padre Celestial dará el espíritu Santo a los que se lo pidan”.

EJERCITARLOS. El Señor nos ha dado a todos algunos o quizás muchos de ellos, no debemos tenerlos ociosos como el siervo malo y perezoso de la parábola de los talentos

PONERLOS AL SERVICIO DE LA COMUNIDAD, pues para eso son, para la construcción de la Iglesia. La labor constante de la Iglesia en el mundo es la obra misma del señor Jesús, o sea la construcción de la misma Iglesia, la EDIFICACION DEL REINO DE DIOS; pues bien, este es precisamente el fin de los dones carismáticos, de todos y de cada uno de ellos; nosotros no podemos hacer distinciones y pretender que solo este o aquel carisma es útil en determinada circunstancia para edificar el Reino de Dios, el Señor es el único que tiene derecho a decidirlo.

Mucho menos debemos prescindir de los dones del Señor y querer construir el Reino solamente con trazas meramente humanas, con técnicas, métodos, sistemas o recursos magníficos pero meramente humanos, de los cuales ciertamente no debemos prescindir, pero que de por si no son los que construyen el Reino de Dios. Sal 126, 1: “Si el Señor no construye la casa, en vano se afanan los albañiles”

DISCERNIRLOS, pues el Enemigo procurara falsificarlos para apartarnos del Señor, para destruiir su obra, para envanecernos, para dividirnos; pero aun en la vida cristiana ordinaria y sencilla, necesitamos aprender a oír la voz del Señor como el pequeño Samuel 1 Sam 2.

“Al tercer día llegó del campamento uno de los hombres de Saúl, con los vestidos rotos y cubierta de polvo su cabeza; al llegar donde David cayó en tierra y se postró”, a reconocer su obra y a emplearlos para el bien.

I- DONES QUE EDUCAN A LA COMUNIDAD

Enseñanza

Ef 4, 12-13.

Es la habilidad para educar al pueblo de Dios explicándoles claramente lo que enseña la Biblia y el Magisterio de la Iglesia. Motivándoles a aprender. Es la habilidad para equipar y entrenar a otros hermanos para el ministerio.

Si

No

Detalle

 

 

Estoy seguro(a) de que tengo este don.

 

 

Tengo este don.

 

 

Creo que tengo este don.

Exhortación (Animar, estimular)

He 14, 22.

Es la habilidad para motivar al pueblo de Dios a aplicar los principios bíblicos y actuar en base a ellos, especialmente cuando están desanimados o flaqueando en la fe. Es la habilidad para estimular lo mejor de otros y desafiarlos a que desarrollen su potencial. 

Si

No

Detalle

 

 

Estoy seguro(a) de que tengo este don.

 

 

Tengo este don.

 

 

Creo que tengo este don.

Sabiduría

1 Cor 2, 1, 6-16.

Es la habilidad para entender la perspectiva de Dios en las situaciones de la vida y compartir estas impresiones de una forma simple y comprensible. Es la habilidad para explicar como hacer las cosas.

Si

No

Detalle

 

 

Estoy seguro(a) de que tengo este don.

 

 

Tengo este don.

 

 

Creo que tengo este don.

Discernimiento

1 Jn 4, 1-6.

Es la habilidad para distinguir lo bueno y lo malo, la verdad de la mentira, y hacer una evaluación inmediata basada en la Palabra de Dios. Es la habilidad para discernir si la fuente de una experiencia es el Espíritu Santo, el Ego o el espíritu del mal.

Si

No

Detalle

 

 

Estoy seguro(a) de que tengo este don.

 

 

Tengo este don.

 

 

Creo que tengo este don.

Conocimiento

Dn 1, 17.

Es la habilidad para descubrir, colectar, analizar, y organizar información que es vital para los creyentes o para la familia total de la Iglesia. Es la habilidad para comprender gran cantidad de información y proveerla cuando sea necesaria para hacer decisiones efectivas.

Si

No

Detalle

 

 

Estoy seguro(a) de que tengo este don.

 

 

Tengo este don.

 

 

Creo que tengo este don.

II. DONES QUE DEMUESTRAN EL AMOR DE DIOS

Servicio

He 6, 1-7.

Es la habilidad espiritual para reconocer necesidades insatisfechas de los hermanos de la Comunidad, y tomar la iniciativa para proveer asistencia practica rápidamente, con alegría y sin necesidad de reconocimiento.

Si

No

Detalle

 

 

Estoy seguro(a) de que tengo este don.

 

 

Tengo este don.

 

 

Creo que tengo este don.

Misericordia

Lc 10, 30-37.

Es la capacidad para detectar dolor y “empatizar” con aquellos que sufren en la Comunidad. Provee apoyo compasivo y animador a aquellos que experimentan desgracia, crisis o dolor.

Si

No

Detalle

 

 

Estoy seguro(a) de que tengo este don.

 

 

Tengo este don.

 

 

Creo que tengo este don.

Hospitalidad (Bienvenida, Acogida)

1 Pe 4, 9-10.

Hace que otros, especialmente extraños, se sientan bienvenidos, aceptados y confortables entre nosotros. Es también la habilidad para coordinar actividades que promueven el compañerismo.

Si

No

Detalle

 

 

Estoy seguro(a) de que tengo este don.

 

 

Tengo este don.

 

 

Creo que tengo este don.

Pastor

1 Pe 5, 2-4.

Es una unción de Dios para cuidar por las necesidades espirituales de sus hermanos, y capacitarlos para el ministerio. Es la habilidad para “nutrir” un grupo pequeño (Comunidad de Amor) en crecimiento espiritual y asumir la responsabilidad por su bienestar.

Si

No

Detalle

 

 

Estoy seguro(a) de que tengo este don.

 

 

Tengo este don.

 

 

Creo que tengo este don.

Dar (Diezmo, Ofrenda)

2 Cor 8, 1-7.

Es la facilidad para contribuir generalmente con recursos materiales y/o dinero, de manera que el cuerpo de Cristo pueda crecer y ser fortalecido. Es la habilidad para ganar y administrar dinero de manera que pueda ser dado para apoyar el apostolado de otros.

Si

No

Detalle

 

 

Estoy seguro(a) de que tengo este don.

 

 

Tengo este don.

 

 

Creo que tengo este don.

III. DONES QUE CELEBRAN LA PRESENCIA DE DIOS

(Relacionados con la adoración y/o la oración)

Música

Sal, 150.

Es la facultad para celebrar la presencia de Dios a través de la música, ya sea vocal o instrumental, y guiar a la asamblea a la alabanza y la adoración a Dios.

Si

No

Detalle

 

 

Estoy seguro(a) de que tengo este don.

 

 

Tengo este don.

 

 

Creo que tengo este don.

Artes Manuales

Ex 31, 3-11.

Es la habilidad para construir, mantener o mejorar el lugar donde se reúne la Comunidad. Es la habilidad para alabar a Dios a través de varias formas artísticas.

Si

No

Detalle

 

 

Estoy seguro(a) de que tengo este don.

 

 

Tengo este don.

 

 

Creo que tengo este don.

Intercesión

Col 1, 9-12.

Es la facultad de orar con fe por las necesidades de la Comunidad de una manera perseverante y eficaz. Es oración persistente que no se desanima hasta que la respuesta llegue.

Si

No

Detalle

 

 

Estoy seguro(a) de que tengo este don.

 

 

Tengo este don.

 

 

Creo que tengo este don.

Sanación

Stgo.  5, 14-16.

Es el poder de Dios que restablece la salud a la persona en algún nivel de su ser, muchas veces mediante la oración realizada con fe, específicamente por nuestros hermanos(as) que necesitan ser sanados: física, emocional o espiritualmente.

Si

No

Detalle

 

 

Estoy seguro(a) de que tengo este don.

 

 

Tengo este don.

 

 

Creo que tengo este don.

Milagros

Mc 11, 23-24.

Es una manifestación temporal del poder de Dios a través del cual, un obstáculo es removido o una oportunidad se da, de forma especial. Para que sea milagro, este efecto tiene que venir de la intervención directa de Dios en las realidades humanas.

Si

No

Detalle

 

 

Estoy seguro(a) de que tengo este don.

 

 

Tengo este don.

 

 

Creo que tengo este don.

Orar en el Espíritu (Lenguas / Interpretación)

1 Cor 14, 13-15.

Es la capacidad para orar en un lenguaje entendible solo por Dios, o uno que interprete en ese momento.

Si

No

Detalle

 

 

Estoy seguro(a) de que tengo este don.

 

 

Tengo este don.

 

 

Creo que tengo este don.

IV. DONES QUE COMUNICAN LA PALABRA DE DIOS

(Tanto a creyentes como no-creyentes)

Predicación

1 Cor 14,3.

Es la capacidad para comunicar la Palabra de Dios públicamente, en una forma inspirada, que convence a los no creyentes, desafía y conforta a los creyentes.

Si

No

Detalle

 

 

Estoy seguro(a) de que tengo este don.

 

 

Tengo este don.

 

 

Creo que tengo este don.

Misiones

1 Cor 9, 19-23; He 13, 2.

Es la capacidad de adaptarse a culturas diferentes para poder alcanzar a no-creyentes y ayudar a los creyentes de esas culturas.

Si

No

Detalle

 

 

Estoy seguro(a) de que tengo este don.

 

 

Tengo este don.

 

 

Creo que tengo este don.

Ejercicio de los Dones Carismáticos

En cuanto al “ejercicio” de los dones, en primer lugar hay resaltar que los carismas están sujetos al que los recibe, o sea que si yo recibo uno de estos dones puedo usarlo o no usarlo, usarlo bien o mal, si recibo una vocación, puedo seguirla o no.

1 Cor 14, 32-33.

32. Los espíritus de los profetas están sometidos a los profetas, 33. pues Dios no es un Dios de confusión, sino de paz. Como en todas la Iglesias de los santos.

Esto supone que podemos reducir las condiciones del ejercicio de los carismas a tres:

a)   Unidad

b)   Orden y

c)    Decoro

Unidad, al hablar de los carismas (1 Cor 12, 4-6)

Orden, significa que cada cosa este en su lugar; así debe ser con los carismas, pues todos vienen del mismo Señor que no es un Dios de confusión sino de paz.

Decoro, dignidad, seriedad, belleza armonía. Nada que sea torpe o grotesco viene del Señor, pero aun lo que viene de El podemos expresarlo mal, podemos transmitir una reprensión amorosa del Señor con palabras corrientes y/o ofensivas, o con un tono de voz agrio o amargo. Las cosas del Señor son siempre suaves, tranquilas, bellas; no debemos mancharlas con nuestras pasiones desordenadas.

Por ultimo la gran condición de los carismas, sin la cual no producen frutos, no benefician a la comunidad, pierden su valor, no sirven para nada, es el AMOR.

1 Cor 12, 31; 13, 3.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris